GOLFI

 

Golfi recibió una brutal paliza y después le abandonaron. Lo recogieron lo curaron, y hoy en día es un perro feliz en su nuevo hogar, donde nadie jamás le pegará de nuevo.